miércoles, 20 de mayo de 2009

Un poquito de todo

Esta entrada va a consistir en un popurri de cosas que no he colgado todavía y que me gustaría compartir con mis queridos lectores. Voy a empezar dedicando esta entrada a mi novia y querida Mali, que se que te encantan este tipo de cosas:

(Lo siento Mali, he intentado ponerte un video de tango como 7 veces pero no me deja......Más adelante te lo pondré)

Tengo tantas cosas y tan variadas para escribir que no se por donde empezar. ¿Qué os parece si empiezo por el principio? (lógico, no voy a empezar a escribir por el final, no? O queréis que ponga FIN?)

FIN




















Que no!! Empecemos un poco por las cosas que me han impresionado en mi barrio, Recoleta. Cerca de mi casa, en Santa Fe, hay una librería (y la gente pensara que vaya tonteria digo, ¿Quién no tiene una librería cerca de casa?). Esta librería se llama "El Ateneo Grand Splendid". Es una librería ubicada en Buenos Aires, Argentina. Destaca por situarse donde lo hiciera el teatro Grand Splendid, habiendo conservado la arquitectura original de dicho teatro, pero estando a su vez readaptado para funcionar como librería. Se encuentra en Avenida Santa Fe 1860, en el barrio de Recoleta. Fue elegida por el periódico británico The Guardiancomo la segunda librería más hermosa del mundo. Y su vista es algo parecido a esto.



Bonita, no? Además de ser librería, lo bueno es que a partir del subsuelo hay mesas donde puedes sentarte y leer el libro que te apetezca estilo biblioteca, !No sabéis la de horas que he metido alli leyendo! (¿A alguno le he engañado con esta última frase?).

En el tema gastronómico (que raro, ya esta Juanito hablando de comida...) Tenemos una de las mejores pizzerías de todo Bs As cerquita de casa, la pizzeria Guerrín. Guerrín es una de las mejores pizzas, fainas y empanadas de la calle Corrrientes. Es una pizza clásica con los ingredientes adecuados. El ambiente es el de la típica calle Corrientes, demasiado ruidoso y caluroso, con una atención descuidada y un poco lenta debido a la cantidad de gente que concurre. La mejor opción para la salida de los cines o para comer unas porciones al paso, de parado o en la barra.



Tanto hablar de comida me ha entrado hambre... ¿Qué tal unas porciones para comer hoy?

Y hay un bar donde solemos ir a tomar algo llamado Milion. Milion es un petit hotel de 1913 que ofrece una variada movida. Es un bar de tapas, un restaurante, una galería de arte y un lugar para visitar con amigos. Además, tiene un amplio jardín, y una sala de proyecciones donde también se puede tomar un buen vino y comer. Happy Hour: de 18 a 21.



Por no hablar de una de las mayores atracciones turísticas de todo Recoleta. En las guias te lo pone como que no te lo puedes perder. Lo que una persona no debe dejar de ver antes de irse en el Cementerio de Recoleta. Fue el primer cementerio público de Buenos Aires. Allí descansan gran parte de las personas que tuvieron un papel preponderante en el destino de Argentina, su riqueza arquitectónica y artística, presentes en cada bóveda o mausoleo, en sus elaboradas puertas, sus maravillosos vitrales y las historias que recrean las magníficas esculturas realizadas por escultores europeos y argentinos.

Mencionar un poéma de Susa Espósito sobre recoleta y su cementerio.

La vida y la muerte

Recoleta, un barrio tan ambivalente,
por un lado la vida, por el otro la muerte.
Bares, restaurantes, parques florecientes,
feria de artesanos, risas de la gente.
La muerte los mira silenciosamente,
paz del cementerio, del lado de enfrente.
Detrás de sus muros reposa el valiente,
poetas, deportistas, varios presidentes,
atrapa el misterio de jóvenes niñas,
de historias de amor y bellas durmientes.
Angeles custodian sus sueños truncados,
reposan espadas que tanto han luchado,
laureles coronan las glorias logradas
palmas de maritirio, lágrimas amargas.
Un ancla pretende afirmarse en la tierra,
ignora el misterio que la muerte encierra
y un Cristo que observa con dulce mirada
bendice a quien llega a su eterna morada.



A mi ver, este cementerio tiene una grandísima arquitectura y unas esculturas impresionantes pero, coño, que por ello no deja de ser un cementerio. Me da mal rollo estar dando vueltas por alla como otra atracción turística más, ver que las puertas no tapan el interior y observar cómo descansan los ataudes con sus dueños dentro.

1 comentario:

La Sota de Tagle dijo...

Hombre......YA era hora de leerte!, pero bueno ayer mismo pude hablar contigo.Que sepas que aquí estamos, deseando saber de ti.Un beso